Sobre nosotros

Inicios

En el año 1981 Rosi abrió por primera vez las puertas de nuestra carnicería. Más tarde, en 1999, su marido Tino, comienza con la ganadería, que desde entonces nos abastece de productos de primera calidad.

Somos una empresa familiar especializada en productos cárnicos de ganadería propia, embutidos ibéricos selectos, lechazos de Castilla y platos preparados.

Desde 1981 llevamos trabajando por y para nuestros clientes con productos de la mejor calidad y una excelente atención personalizada.

Evolución

Desde que Rosi abrió la carnicería en el año 1981 no hemos parado de evolucionar tratando siempre de ofrecer productos que no se pueden encontrar en grandes cadenas, ya que para nosotros lo primero es la calidad y la excelencia.

En el año 1999 emprende junto a su marido Tino un proyecto de ganadería propia y sostenible para abastecerse de la mejor carne de ternera asturiana, y así poder ofrecer al cliente la mejor calidad de carne dentro del sector, siempre carne tierna y jugosa con el mejor sabor.

En 2003 debido a la gran demanda la familia lleva a cabo una ampliación, con un nuevo local dotado de una gran cocina donde se elaboran todo tipo de platos caseros.

Los platos que cocinamos a diario en nuestro establecimiento los comenzamos a elaborar con la mejor materia prima de calidad y la mayor profesionalidad, consiguiendo asi ahorrar tiempo y ofrecer comodidad a nuestros clientes.

Ganadería propia IGP

Nos dedicamos a la crianza de ganado vacuno, lo que hace que nuestro producto cárnico sea de la mejor calidad y esté controlado en todo su proceso.

Actualidad

Hoy en día Paula y Cristina llevan el mando de la carnicería, se pusieron al frente del negocio y después de 41 años siguen con la misma esencia y compromiso para seguir ofreciendo a los clientes productos de primera calidad con un trato amable, cercano y siempre con la mayor profesionalidad.